Perú: Militarizan Cajamarca a pocos días de que se conozca informe sobre EIA de Conga


Servindi, 9 de abril, 2012.- Cuando faltan pocos días para que se conozca el informe del peritaje internacional al estudio de impacto ambiental del proyecto minero Conga, el Gobierno decidió enviar tropas del Ejército y de comandos de la Policía Nacional a las localidades que serían afectadas por la actividad extractiva.

De inmediato la población cajamarquina rechazó la medida del Ejecutivo cuyo fin sería disuadirla de efectuar actos de protesta.

El desfile del último domingo sirvió para que se destacaran más de 500 soldados a las provincias de Cajamarca, Celendín y Bambamarca, y el lunes del envío de cientos de policías como refuerzo de los efectivos que trabajan en dichas zonas.

Como se recuerda, el Frente de Defensa Ambiental y Regional de Cajamarca convocó para hoy lunes 9 de abril a una movilización contra el proyecto minero Conga y a un paro el 11 de abril.

Mediante un comunicado, el Frente rechazó las acciones de amedrentamiento y hostilización del Gobierno y criticó específicamente al presidente del Consejo de Ministros Óscar Valdés.

El presidente regional Gregorio Santos demandó reiniciar el diálogo con el Ejecutivo para tratar este tema y así evitar se desencadene la violencia en esta región.

“Este informe no es absoluto, tampoco debe servir para decir que Conga va o no va sino para que el gobierno se siente con nosotros y serenamente discutamos todos los informes que hay respecto a este proyecto minero que, pensamos, sería un error que se imponga”, señaló a un medio local.
El Frente de Defensa de Bambamarca emitió un comunicado en la que manifiesta su rechazo a la “militarización en nuestra zona, por que no hay razón justificable; en nuestra lucha hemos demostrado unidad, coraje, firmeza, capacidad, inteligencia, y rechazamos todo tipo de violencia, por lo que pedimos se haga la gestión necesaria para que en el más breve plazo posible se retiren los militares”.

Indicaron que las acciones de lucha programadas seguirán su curso con normalidad.

“De no hacer caso a nuestro pedido, responsabilizamos al gobierno central de lo que pueda pasar producto de la militarización en nuestro pueblo, por que somos fieles defensores de nuestras lagunas, ríos, bofedales, manantiales y colchones acuíferos”, puntualizaron.