Impacto sociocultural de minería


Comunidades campesinas en todas partes del mundo están afectadas por la tensión social y la desintegración que conlleva la llegada de compañías mineras. Para quebrar la resistencia que las comunidades locales tienen en contra de la usurpación de sus tierras a cargo de las compañías multinacionales, las compañías hermanas locales y sus cómplices utilizan estrategias de división y control, corrupción, violencia, amenazas y chantaje.

Mas de una vez las organizaciones locales y sus líderes, quienes defienden los intereses de las comunidades campesinas locales, se ven amenazadas psicológicamente y físicamente, por las compañías mineras, sus espiones, milicias y guardias.

Ejército y policía están utilizadas muchas veces para garantizar los intereses de las compañías, más que para proteger a la población local.

La cultura Andina es una cultura fuertemente basada en la agricultura. Es la actividad económica central alrededor de lo cual la visión del mundo o cosmovisión de la población local está construida. Esta forma de agricultura tradicional que se pone en peligro porque la gente se ve expulsada de sus tierras, o por causa de la sequía o contaminación de agua, significa la muerte silenciosa de una cultura milenaria.

Como consecuencia de la llegada de la minería se cambian las estructuras sociales en las comunidades. Obreros potenciales y sus familias llegan a los pueblos y ciudades en el área, mientras que los campesinos locales dejan sus tierras, a causa de la pérdida de su único medio de vida sostenible: la agricultura.

La diferencias sociales entre los grupos, entre los que trabajan en la mina y los que pieren sus ingresos a cuasa de ésta, aumentan, y causan tensiones crecientes.

No es sorprendente que en este escenario el desempleo, la pobreza y violencia aumenten.