La problemática de minería


El oro, la plata, el coltan, el cobre: los metales y los minerales son procesados de múltiples formas en productos cotidianos y por eso son explotados masivamente por la industria minera del Norte. Sin embargo, los principales yacimientos de estos recursos naturales se ubican en el Sur, donde no existe una regulación estricta por parte de las autoridades y el clima financiero es más favorable. Por lo tanto, invertir en la minería es altamente lucrativo, más aún por el continuo aumento de la demanda mundial de materias primas y el consiguiente aumento de los precios de éstas. 

Se encuentra más información sobre globalización, libre comercio y minería aquí

Los impactos de la minería en las comunidades locales son inmensos: los campesinos pierden sus tierras, mientras que las empresas mineras a menudo adquieren los derechos de las mismas por precios irrisorios. 

 

La tecnología utilizada en la extracción de minerales usa sustancias químicas altamente tóxicas tales como el cianuro, que con frecuencia llegan a las aguas subterráneas, con gran impacto ecológico en la agricultura local.

La población local está en desacuerdo con semejantes prácticas y se opone a ellas: alrededor del mundo se encuentran ejemplos de conflictos mineros, también en Perú y Bolivia a pesar de ser “tradicionales países mineros”. Estos conflictos a menudo se recrudecen hasta llegar a confrontaciones violentas entre policía y campesinos – por lo cual los muertos ya no son excepción.

Los argumentos de las comunidades locales en contra de la industria minera a gran escala se pueden resumir de la manera siguiente:

  • Las concesiones mineras se otorgan sin que se consulte a las comunidades locales y sus líderes tradicionales y por lo tanto en esencia son ilegales
  • Las minas contribuyen poco o nada al desarrollo económico local de las comunidades
  • Las empresas mineras constituyen una grave amenaza al medio ambiente y la supervivencia de la agricultura por contaminación de fuentes de agua y destrucción de los ecosistemas existentes.
  • La actividad minera causa pérdida de cultura, división de comunidades y una ampliación del abismo entre ricos y pobres.